Aunque se dice que la media de horas que pasamos sobre el colchón es de 8 horas diarias, lo cierto es que la mayoría de los españoles apenas pasan 6 horas durmiendo sobre este, algo que es muy dañino para su salud, sumado al tener un colchón que es de mala calidad y que no les permite descansar como es debido.

Hoy en día es fácil escoger el mejor colchón

Son muchos los factores que intervienen a la hora de tomar la decisión de comprar un buen colchón; el peso de la persona, si va a dormir solo o es para una pareja, el tipo de base que va a haber debajo… pero lo más importante, sin lugar a dudas, el material del colchón es lo que será la clave para la toma de su decisión final.

¿Por qué el material del colchón es lo más importante? Pues porque no todos se ajustan a las necesidades de todas las personas. Por ejemplo, los colchones de muelles son los colchones de toda la vida, pero para las personas que sufren de sobrepeso no son muy recomendables, ya que los muelles pronto se deterioran y acaban asomando por el colchón. A pesar de que hoy en día se han adaptado muy bien, siguen siendo un problema para muchos.

Los de látex son sin lugar a dudas los preferidos por muchos, especialmente a las personas que les gustan los colchones duros. Estos colchones son perfectos para las personas con sobrepeso o problemas de espalda que necesitan que el colchón se ajuste a la forma de su cuerpo y le ejerza puntos de presión en todo el cuerpo. Pero, si resulta bastante duro, igual hay que optar por el viscolástico, un material blando perfecto para los que necesitan un colchón que les ayude a relajarse.

En todo caso, los que hay que evitar a toda costa son los colchones de espuma, puesto que son los que tienen una menor vida y son los que “enferman” antes. ¿Y es caro comprar un colchón? Hoy en día no, porque hay una amplia variedad de colchones baratos que se pueden comprar por un precio muy razonable.

Dejar respuesta