Desde que Donald Trump ganase las elecciones para ser el próximo presidente de los Estados Unidos, ha estado en el punto de mira de todos los medios de información. ¿Cuál ha sido su último movimiento? Pues al parecer saltarse el protocolo con respecto a Asia.

¿Es una simple llamada de felicitación tan importante?

El estallido de la mecha se ha dado porque según Hope Hicks, portavoz de Trump, ha informado que el líder electo de USA ha recibido una llamada por teléfono de Tsai Ing Wen, Presidenta de Taiwan.

Una simple llamada que ha hecho enfurecer a China, país que considera que Taiwan es una de sus provincias más que reconocerla como un país independiente. Según los chinos, esta llamada supone una ruptura por completo de protocolo que se estableció en 1978 durante el mandado de Jimmy Carter, en el que se cesaron todas las relaciones diplomáticas con el país. Si se quería algo de Taiwán, antes se tendría que pasar por China.

Donald Trump atacado otra vez por la polémica

No obstante, Trump no comprende a que viene tanto revuelo por parte de China. Según informa él, lo único que ha hecho la presidenta de Taiwán ha sido llamarlo para felicitarte por su reciente victoria y su próxima investidura como nuevo Presidente de los Estados Unidos. Ante los ataques y puñaladas que Trump ha sufrido por aceptar esta llamada, considerando una completa locura que no pueda aceptar una llamada de agradecimiento, ha realizado un comentario que ha sentado como una auténtica patada a muchos norteamericanos: “Es interesante que Estados Unidos le venda millones en armamento militar a Taiwán y nadie diga nada, en cambio, si yo contestó a una llamada se me crítica”.

Aunque las declaraciones de Trump dejan claro que si que ha recibido la llamada, desde Taiwán no han hecho ninguna declaración al respecto de este tema.

Dejar respuesta