Sábado 10 de diciembre en el estado de fútbol Besiktas, en la ciudad de Estámbul, donde los hinchas del equipo local estaban disfrutando de un fantástico partido en el que se enfrentaban contra el equipo visitante, Bursaspor. Al terminar el partido, muchos deseaban volver ya a casa y otros se iban a ir a celebrar el resultado. Pero ninguno pensaba que eso sería lo último que pensarían.

Dos explosiones con casi 40 muertos y más de 150 heridos

Según confirmó el ministro del Interior, Suleiman Soylu, debido a ambas explosiones hay un total de 38 personas muertas, que por el momento hayan sido encontradas, y unos 155 heridas. De este grupo de personas heridas, 14 se encuentran ahora en la unidad de cuidados intensivos en un estado muy grave, luchando por sus vidas para no sumarse a la lista de fallecidos.

La cifra de muertos en Estambul ya alcanza las 38 víctimas

Desde primera hora de la mañana el presidente Recep Tayyip Erdogan ha sido informado sobre esta situación y ha expresado sus condolencias a los familiares de las víctimas identificadas, de las cuáles 30 eran policías y 8 civiles. Además, espera por la pronta recuperación de todos aquellos que se encuentran ingresados en el hospital.

Según han informado, en total hubieron dos explosiones. La primera fue provocada por un conductor kamizake que se dirigió hacía los polícias en un coche bomba, pero la segunda explosión todavía están intentando averiguar donde y como se produjo. Según el gobierno de Erdogan, el objetivo de este ataque terrorista era segar la vida de los policías y llevarse a tantos inocentes como fuera posible. Aunque ningún grupo terrorista se ha hecho eco del ataque, muchos agencian el ataque al grupo PKK, uno de los más activos en Turquia y que durante años lleva atemorizando las calles de la ciudad con un gran número de atentados.

Dejar respuesta