La cocina es un lugar para muchos de relajación. Algunos cocinan por gusto porque les agrada que la familia disfrute de sus platos, otros solo quieren tener los mejores electrodomésticos en su cocina, como la mejor olla programable o un robot de cocina de última generación, para preparar platos complejos en poco tiempo. Y luego están los que disfrutan de la cocina como profesión.

Una cocina “sostenible” según su dueño

Azurmendi es uno de los restaurantes más famosos del mundo, que cuenta con tres estrellas Michelin y se encuentra entre los 50 mejores restaurantes del mundo. Eneko Atxa, su chef, ha logrado que este restaurante tenga otro nombre por el que es conocido entre el resto de sus compañeros: “el restaurante más sostenible del mundo”.

Para el chef, la sostenibilidad es una filosofía que lleva poniendo en práctica desde hace muchos años. “En un entorno como el nuestro, la naturaleza que me rodea ha sido siempre mi fuente de inspiración. De alguna manera está en mi ADN esa preocupación e interés por los productos y personas locales. Ahora se habla mucho del kilómetro cero, pero eso es algo que ya me decía mi madre: ‘Esto cómpraselo a la tienda de abajo’. Es algo que hemos hecho todos, pero después hacía falta profesionalizarlo, llevarlo a la gastronomía”, declara el chef.

La cocina de la sostenibilidad en Azurmendi

Azurmendi es su nuevo espacio envuelto por la naturaleza, en el que la tecnología más avanzada, como placas solares, baterías de acumulación, calefacción radiante a través de la geotermia… está al servicio de la sostenibilidad. “Todo esto ha surgido de la noche a la mañana. Se trata de varios proyectos pequeños que se han ido haciendo cada vez más grande” comenta el chef. Uno de los ejemplos es el de cooperar con un centro de investigación con el fin de recuperar variedades perdidas de hortalizas locales o trabajar con los residuos.

No obstante, para el chef el factor más importante es el aprendizaje. Fue el primero en empezar a aprender, y ahora a su casa van cocineros de todo el mundo para estudiar su modelo y compartir con él sus inquietudes y sus ideas. “Pero yo necesito seguir aprendiendo. Hay otras disciplinas que van por delante y me encanta intercambiar ideas y proyectos. Por eso me encanta este tipo de encuentros”, habla el chef sobre un encuentro promovido por la marca Lanjarón para presentar un proyecto de sostenibilidad, en el que el chef fue nombrado como embajador. Este proyecto marca un compromiso entre los diferentes restaurantes participantes con el medio ambiente.

Dejar respuesta