Aunque hay formas de prevenir la gripe en invierno, a veces es inevitable ponerse enfermo. El aire enrarecido de la ciudad, las bacterias que se encuentran en el aire o unos malos hábitos durante el invierno son los principales causantes de enfermarse en esta estación.

Hay que cuidarse mientras se tiene la gripe para no empeorar

Cuando se ha pillado la gripe, muchas personas se rinde a la enfermedad y piensan “ya se pasará”. Algunos continúan con su rutina diaria; van a trabajar, los niños van al colegio… y otras tantas cosas que hacen mal durante la enfermedad que solo empeora su estado.

El descanso es fundamental para recuperarse de la gripe. Durante la enfermedad, las defensas del organismo están muy débiles y el cuerpo muy cansado, puesto que la temperatura corporal aumenta y el cuerpo no es capaz de recibir adecuadamente las calorías e hidratos de carbono que necesita para convertirlos en energía.

Así pues, ¿qué hacer para ponerse bueno y combatir la enfermedad? Lo primero de todo es descansar. Esto no significa estar todo el día en cama durmiendo, ya que el cuerpo necesita también un poco de actividad. Así pues debes dormir las horas correspondientes al sueño y cuando te encuentres un poco mal también descansar un poco, pero no las 24 horas del día. Durante las horas de sol hay que aprovechar para salir un poco a la calle, o por lo menos estar en el balcón, para respirar un poco de aire más fresco que el que habrá en las casas.

La mejor forma de combatir la gripe

Aunque haga frío es bueno ventilar las habitaciones. Por ello, cuando se recuperan un poco las fuerzas es bueno salir de la habitación, abrir las ventanas y cerrar las puertas. El aire nuevo te ayudará a que elimines las toxinas que inundan tu cuerpo. También ayuda un poco darse baños de agua caliente o duchas en las que generes mucho vapor. El vapor no solo mantiene la piel del cuerpo sana, sino que también abre las fosas nasales, permitiéndote respirar con normalidad.

La alimentación es la parte más importante en este proceso. Comidas como un cocido de pollo, cocinado natural es mucho mejor, o tomar a lo largo del día tres vasos de zumo de naranja, aporta mucha vitamina C al organismo. Hay que consumir, principalmente, alimentos que sean ricos en esta vitamina para fortalecer las defensas. Esto ayuda a que el proceso de recuperación sea más rápido.

Dejar respuesta