Donald Trump no ha sido todavía investido como Presidente de los Estados Unidos y ya vuelve a ser portada de los principales medios de información. Apagándose un poco el fuego por la llamada de la Presidenta de Taiwán y su peculiar contraataque oral contra China, ahora anuncia que ha parado la construcción de un muro frente a su campo de Golf.

Las quejas han hecho que el presidente electo deba cesar en su empeño

Donald Trump es propietario del complejo turístico Trump International Golf Links and Hotel Ireland, situado en la localidad de Doonbeg en Irlanda.

Con el fin de evitar que su campo de golf se viera afectado por las condiciones meteorológicas del mar Atlántico, decidió que se construiría un muro de 2,8 kilómetros de longitud, cuatro metros de alto y 200.000 toneladas con el fin de que se convirtiera en un muro infranqueable para el viento y las mareas que los últimos años han ido azotando a la localidad.

Trump cesa en su empeño de construir un muro en su campo de golf

No obstante, hoy anunciaba que ha suspendido el proyecto de construcción de este muro tan controvertido. Trump ya había conseguido todo los permisos que necesitaba para sacar adelante la construcción del muro, pero parece ser que las quejas de sus convecinos de la localidad no aceptan que deba modificar el paise de la zona de costa, la cuál es uno de los mayores alicientes turísticos de la zona, por lo que no podían permitir la construcción del muro.

Así pues, aunque Trump ha intentando argumentar la construcción del muro, y que asegura el complejo que tiene, que también es un buen reclamo turístico, este necesitaba protegerse de los efectos del calentamiento global y el aumento del nivel del mar. Curiosamente, en el pasado el presidente electo se mostró bastante escéptico con el tema del “calentamiento global”, por no hablar de las protestas de las personas sobre este hecho que cree que no existe y es una mera invención de los grupos medioambientales.

Dejar respuesta