¿Cuándo se da uno cuenta que el verano ya ha llegado? No, no siempre es el momento en el que se pone en marcha el ventilador. Nos damos realmente cuenta cuando salimos a la calle y la ola de calor nos da una bofetada para indicarnos que ha llegado el momento de pasar calor. Y con esto, una mala alimentación para muchos.

La estación del año en la que se cometen más errores alimenticios

El verano es sin lugar a dudas la época del año en la que se cometen más errores alimenticios, mucho más que durante las fiestas de Navidad o de Semana Santa. ¿El motivo? Pues por culpa del calor se cambian los hábitos de la dieta, lo que puede llegar a ser muy perjudicial para la salud, aunque no se detecte a primera vista.

Uno de los más graves es dejar de tomar verduras. Tomar la dosis de verduras recomendada al día para muchos supone un castigo, pero no hay nada mejor en verano que tomar una ensalada fresca al día, que además de alimentar hidrata mucho el organismo. Pero, ¿aparte de esto? Si no te gustan mucho se puede recurrir a la ensaladilla rusa o las ensaladas de pasta o de legumbres, una forma ideal de incluirlas en la dieta de verano y así evitar tener que pasar calor tomando guisos.

Con la hidratación se cometen también muchos errores. En verano no hay nada más importante que estar bien hidratado, bebiendo por lo menos dos litros de agua al día. Pero, estos dos litros se sustituyen fácilmente por cerveza, bebidas azucaradas… Y no es así. Si hay que beber otras bebidas, estas tienen que ser zumos naturales, batidos o tomar bebidas que aporten beneficios al organismo como un Actimel o un batido de frutas. Todo lo que sirva para aportar nutrientes y minerales al organismo.

Por supuesto, no hay que olvidarse de la gran importancia de cinco comidas al día. Dado que el verano es una estación de tapeo, muchos deciden optar por salir a tomar algo y saltarse una comida porque han almorzado muy fuerte. Aunque apenas se tenga poca hambre, hay que comer, para evitar que el aparato digestivo se descoloque por el cambio tan radical que está sufriendo en los meses de verano. ¿Cuáles podrían ser las consecuencias? Que después tengas muchos problemas de volver a tu rutina diaria al regreso de vacaciones o de recuperar un horario normal de comida, lo que no es bueno para tu salud.

Dejar respuesta